Los ULM puede operar desde cualquier aeródromo o campo de vuelo.
La principal ventaja frente a la aviación general es que los ULM pueden operar desde cualquier
aeropuerto (declarando emergencia, o haciendo plan de vuelo), aeródromo o campo de vuelo, sin
embargo la aviación general solo tiene permitido aterrizar en aeropuertos o aeródromos.
En España existen alrededor de unos 500 campos de vuelo.
Para aterrizar en uno de estos, tan solo es necesario comunicarse con el campo de vuelo para avisar
de nuestra llegada.
Las tasas que se aplican por aterrizar en los campos de vuelo suelen ser simbólicas, por lo que no
conllevan un gran coste asociado. Esto hace de la aviación ULM una opción muy apetecible para
los amantes de las escapadas ya que hace relativamente sencillo los desplazamientos con este tipo
de aeronaves.